• Dom. Mar 3rd, 2024

    Bendodo, sobre la remodelación del PP: “Las cornadas no letales te fortalecen. Me siento fortalecido » | España

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Dic 1, 2023
    El vicesecretario de Política Autonómica y Municipal y Análisis Electoral del PP, Elías Bendodo, durante el desayuno informativo Europa Press en la Fundación Cajasol, en Sevilla.Joaquín Corchero

    La agenda fijada hace unos días preveía que Elías Bendodo Benasayag (Málaga, 49 años) estuviera este viernes en Sevilla para participar en una conferencia organizada por Europa Press con el exvicepresidente del Consejo y exlíder de Ciudadanos, Juan Marín. Tras las rencillas internas por la remodelación de la dirección nacional del PP, de la que para algunos la mayor víctima es el malagueño, Bendodo subió a un estrado para hablar un momento del Gobierno de coalición que elevó a Juan Manuel Moreno al rango de la presidencia de la Junta Directiva y envió la oposición al PSOE hace cinco años. Y Bendodo se sintió torero. Aprovechando que hoy Curro Romero, el torero sevillano y bético, celebra su 90 cumpleaños, aseguró: “Los golpes que no son mortales te fortalecen”.

    Parece que esta frase contiene un reconocimiento implícito y público de que la pérdida del puesto de coordinador le dejó una herida, pero llegar a esta conclusión es no conocer a Bendodo, que recicló al PP malagueño de una máquina perdedora a otra que destruye. A continuación de la frase – hay muchas expresiones taurinas que encajan perfectamente con la política («atar a los machos», «más cornas da hambre», «huir del problema», «estar en guardia», «pelear con alguien». .. )―, agregó el dirigente popular: “El cargo desaparece, pero se llama diferente, con las mismas funciones, pero reforzadas. » Es decir, su cabeza no ha cambiado, pero lo que ha desaparecido es el cargo de coordinador. “Tendré una tarea y tengo la confianza de mi presidente (Alberto Núñez Feijóo). “Estoy feliz y satisfecho”, subrayó.

    Bendodo no estaba solo en esto. Más bien parece que alguien del PP tocó el clarín para que a las 10.00 horas de este viernes se llenara una de las salas de reuniones de la Fundación Cajasol, que continúa con el mismo presidente en el Estadio Socialista, Antonio Pulido. Fueron el consejero de Presidencia, Antonio Sanz; el portavoz del Gobierno y ministro de Medio Ambiente, Ramón Fernández-Pacheco; el Ministro de Justicia, José Antonio Nieto; de Agricultura, Carmen Crespo; de Desarrollo Educativo, Patricia del Pozo; del Ministerio de Empleo, Rocío Blanco (apareció pero rápidamente se fue por enfermedad), el presidente del Parlamento, Jesús Aguirre; y otros dos miembros del Consejo, José Ramón Carmona y Ana Mestre; el secretario general del PP, Antonio Repullo; ex concejales de Ciudadanos durante la anterior legislatura y altos miembros de la junta directiva. Y Javier Arenas, recientemente nombrado secretario general del grupo popular en el Senado y presidente de honor del PP andaluz, a quien la llegada de Feijóo supuso un reconocimiento que hacía tiempo que no tenía. Faltaba el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, pero no hacía falta, estaba de espíritu.

    Todos los presentes sabían que antes de la remodelación del PP, Bendodo no estaba cómodo, sino más bien incómodo por la falta de definición en el reparto de tareas. Así se lo transmitió a varios dirigentes, confidentes y amigos. Los cambios satisficieron al presidente andaluz porque a Bendodo se le encomendó la vicesecretaria de política territorial y, sobre todo, siguió al frente de toda la circunscripción electoral. En otras palabras, la información sobre investigaciones y tendencias seguirá fluyendo desde Génova a San Telmo. El líder popular negó haber pedido regresar a Andalucía. “He sido feliz aquí. Y como diría Sabina, donde has sido feliz no hay que volver atrás. No pedí volver y no volvería. Saber salir de la política es lo más difícil”. Tras el acto, ella no se quedó a adornarse. Vació el paquete rápidamente.

    Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para asegurarte de no perderte nada, suscríbete.

    Suscribir

    Suscríbete para seguir leyendo

    Leer sin límites

    _