• Sáb. Jun 15th, 2024

    China condena a cadena perpetua a ciudadano estadounidense de 78 años por espionaje

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    May 15, 2023

    China condenó este lunes a un ciudadano estadounidense de 78 años a cadena perpetua por espionaje, en un caso que refleja el deterioro de las relaciones entre Pekín y Washington en los últimos años.

    Los detalles de los cargos contra John Shing-Wan Leung, quien tiene residencia permanente en Hong Kong, no se han hecho públicos.

    Leung fue arrestado el 15 de abril de 2021 por la oficina local de la agencia de contrainteligencia de China en la ciudad de Suzhou, en el sureste del país, según un comunicado de prensa emitido por el tribunal intermedio de la ciudad en su sitio de redes sociales. Su detención se produjo cuando China cerró sus fronteras e impuso estrictas restricciones a los viajes nacionales y controles sociales para combatir la propagación de la COVID-19.

    Estas investigaciones y juicios se llevan a cabo a puerta cerrada y se divulga poca información aparte de vagas acusaciones de infiltración, recopilación de secretos y amenazas a la seguridad del Estado.

    Las relaciones entre Washington y Beijing se encuentran en un punto bajo desde hace décadas en medio de disputas comerciales, tecnológicas, de derechos humanos y el enfoque cada vez más agresivo de China a sus reclamos territoriales que involucran el Autogobierno de Taiwán y el Mar de China Meridional. Se han suspendido las visitas gubernamentales de alto nivel y las empresas estadounidenses están retrasando importantes inversiones en medio de mensajes contradictorios de Beijing.

    La sentencia se produce cuando el presidente Joe Biden viaja a Hiroshima, Japón, para la cumbre del Grupo de las Siete principales naciones industriales, seguida de una visita a Papúa Nueva Guinea, una nación insular del Pacífico en una región donde China buscaba aumentar su economía, influencia militar y diplomática.

    Después de las ganancias de Beijing en la región, Estados Unidos y sus socios de Asia-Pacífico han aumentado su presencia regional, ofreciendo inversión y apoyo financiero que rivaliza con el proporcionado por China.

    Ahora que es la segunda economía más grande del mundo, China está expandiendo su presencia en puertos, ferrocarriles y otras infraestructuras desde Europa hasta el sudeste asiático y más allá.

    Aunque el tribunal de Suzhou no proporcionó indicios de una conexión con las relaciones entre China y Estados Unidos en su conjunto, los cargos de espionaje son muy selectivos y no se publican las pruebas que los respaldan. Esta es una práctica común en la mayoría de los países, que quieren asegurar sus conexiones personales, redes y acceso a la información.

    Sin embargo, el sistema político autoritario de China y el control absoluto del gobernante Partido Comunista sobre los asuntos legales, la sociedad civil y la libertad de información impiden las solicitudes de más información, así como los desafíos legales.

    La embajada de Estados Unidos no hizo comentarios inmediatos sobre la detención de Leung. El gobierno de Hong Kong, una antigua colonia británica que volvió al control chino en 1997, tampoco se pronunció al respecto.

    Al regresar a China, se prometió a Hong Kong que mantendría sus libertades financieras, sociales y políticas, pero Beijing esencialmente ha frustrado esa promesa desde que tomó medidas enérgicas contra los manifestantes a favor de la democracia e impuso una ley de seguridad radical a nivel nacional en 2020.

    Las agencias de seguridad nacional chinas también allanaron las oficinas de firmas de asesoría comercial extranjera en Beijing y otras ciudades como parte de una ofensiva en curso contra las empresas extranjeras que brindan datos económicos confidenciales.

    Las empresas extranjeras que operan en China están bajo una presión cada vez mayor a medida que el gobierno de Xi Jinping refuerza su control sobre la economía. Esto contrasta fuertemente con los esfuerzos para atraer inversores extranjeros después de que se levantaran las restricciones draconianas vinculadas a la pandemia de Covid-19 a principios de este año.

    Las largas detenciones previas al juicio no son inusuales en China, y los fiscales tienen amplios poderes para detener a las personas acusadas en casos de seguridad nacional, independientemente de su estatus de ciudadanía.

    Dos chino-australianos, Cheng Lei, que anteriormente trabajó para el canal de televisión estatal de China, y el escritor Yang Jun, han estado detenidos desde 2020 y 2019 respectivamente sin conocer su sentencia.

    La sospecha del gobierno se centra especialmente en los ciudadanos extranjeros nacidos en China y en las personas de Taiwán y Hong Kong, especialmente si tienen contactos políticos o trabajan en el mundo académico o editorial.

    Bajo Xi, el partido ha lanzado varias campañas contra lo que llama esfuerzos extranjeros para sabotear su régimen, sin mostrar pruebas. Se ha ordenado a las universidades que censuren los debates sobre derechos humanos, historia china moderna e ideas que puedan generar dudas sobre el control total del Partido Comunista.

    El gobierno de Xi también ha adoptado una línea dura en las relaciones exteriores, ordenando recientemente la renuncia de un diplomático canadiense en represalia por la expulsión en Ottawa de un miembro del personal de la embajada china acusado de amenazar a un miembro del parlamento canadiense y a los miembros de su familia que viven en Hong Kong.

    Esto encaja con la postura global divisiva de Xi, que ha visto a China ponerse del lado de Rusia al acusar a Occidente de provocar la invasión de Ucrania por parte de Moscú y de tratar de derrocar el gobierno liberal liderado por EE.UU. en los asuntos mundiales.