• Dom. Mar 3rd, 2024

    Gobierno y Consejería ofrecen hasta 100.000 euros por hectárea a los agricultores de Doñana que eliminen sus invernaderos | Clima y medio ambiente

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Nov 27, 2023

    Después de 685 días de controversia, la paz llegó a cambio de una lluvia de millones de dólares. Desde que presentó a principios de 2022 su proyecto de ley destinado a ampliar el regadío en Doñana, la derecha andaluza ha recorrido un largo camino sembrado de espinas ante la oposición de la Unión Europea, que ha hecho retroceder al Gobierno de Juan Manuel Moreno. Este lunes, el presidente andaluz anunció que le retiraba el poder a cambio de un acuerdo de 350 millones de euros firmado con Teresa Ribera, vicepresidenta tercera y ministra de transición ecológica, para compensar a la región de Huelva por El Condado y a otros nueve municipios por su partida. agotar el nivel freático sobreexplotado con sus invernaderos de fresas.

    Los dos dirigentes presentaron en Almonte (Huelva) el acuerdo por el que el PP se compromete a retirar el proyecto de ley autonómico que preveía legalizar cientos de hectáreas en la zona de Doñana que actualmente se riegan con agua del acuífero del que también vive este espacio emblemático y protegido . A cambio, el Gobierno se ha comprometido a invertir 350 millones de euros para intentar reconvertir los cultivos y la actividad económica de la región con el fin de reducir la presión sobre este acuífero (que se suma a los 356 millones restantes del plan). progreso). en curso).

    De los 350 millones del ministerio, 116 se destinarán a los agricultores para que cultiven sus cultivos. Por supuesto, los suelos beneficiarios procederán de 14 municipios conectados al acuífero de Doñana, de las provincias de Sevilla y Cádiz, y no sólo de la comarca de El Condado. Cada comerciante de fresas que decida eliminar sus invernaderos, legales o ilegales, para “renaturalizarlos” recibirá durante una década 100.000 euros del Estado, que aporta el 70%; La Autoridad aporta un 20% adicional y la Diputación Provincial de Huelva el 10% restante.

    El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y la vicepresidenta tercera y ministra de transición ecológica, Teresa Ribera, este lunes en Doñana.
    Alexandre Ruesga

    Los empresarios no necesitarán tener derechos de riego en sus tierras para tener derecho a la ayuda. Los inmigrantes ilegales que llevan años regando sin autorización también podrán beneficiarse del plan social desarrollado. “No hemos comprado terrenos de riego ni derechos de agua que no existen (…) No hemos hecho ningún tipo de examen, censo o catastro. Se mantiene un seguimiento del cumplimiento de la ley y al mismo tiempo se ofrecen buenas alternativas a las personas interesadas o a los vecinos de las 14 localidades”, defendió Ribera este lunes.

    Por otro lado, los cientos de productores de fresas condenados a multas administrativas por agentes medioambientales y el medio centenar de condenas penales denunciadas por el Ministerio Público seguirán enfrentándose a sanciones, aunque con las carteras llenas. “No habrá veto pero tampoco amnistía”, resumen fuentes del Ministerio de Transición Ecológica. Moreno aseguró que los agricultores recibirán las ayudas «en cinco años», pero el Gobierno, que distribuirá la mayor parte de los fondos, insiste en que serán más de diez años.

    La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscribir.

    Suscribir

    “Los pagos se realizarán anualmente y sólo si se demuestra que se respeta estrictamente el cumplimiento. Ahora no les adelantamos 100.000 euros”, dijeron las fuentes. Además, este abandono de cultivos debe durar 30 años, incluso si el dinero se recauda durante la primera década. El precio de mercado de una hectárea de fresas de regadío ronda los 100.000 euros y si la finca no tiene autorización legal para regar oscila entre los 20.000 y los 30.000 euros, según fuentes del sector. La diferencia es que a cambio de estos últimos pagos, el productor de fresas vende sus tierras, mientras que con las subvenciones de las administraciones mantendrá la propiedad, aunque durante tres décadas no podrá cultivar. Además, las tierras áridas de los 14 municipios también podrán optar a una ayuda de un millón de dólares.

    El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, y la vicepresidenta y ministra, Teresa Ribera, este lunes en Almonte. Alexandre Ruesga

    Moreno calificó el acuerdo de «histórico» y destacó que «protege» a Doñana ante una situación «enquistada». Para el presidente andaluz, el pacto cerrado tras casi dos meses de negociaciones para salvar diferencias, concilia la protección del parque con el progreso social del Condado. “Todos ganan y nadie pierde con este acuerdo. Doñana son sus municipios y las más de 200.000 personas que viven en ellos”, añadió. Moreno equiparó la inversión del Estado con la de la Autoridad y aseguró que esta última aportará 728 millones, con lo que eleva la cifra total de inversión a 1.400 millones «en Doñana y su entorno». Sin embargo, esta enorme cifra cuenta con fondos muy alejados del corazón de Doñana, como las depuradoras de la capital hispalense por 124 millones, un total de 334 millones para infraestructuras hidráulicas e incluso ayudas al sector pesquero por 23 millones.

    La clave ecológica para que Doñana se vuelva verde reside en el plan de oleoductos para reponer el acuífero que el ministerio presentó hace un año, pero sobre todo en el cumplimiento del Plan Fresa de 2014, cuya ejecución depende del Consejo y nueve años después. Su nivel de cumplimiento es muy pobre. “La gran preocupación es la revisión del plan corona que el Consejo discutió hoy. ¿Esto implica revisar el mapeo para intentar agregar más área? » pregunta Felipe Fuentelsaz, de WWF.

    El acuerdo entre el Consejo y el Gobierno se concluye con el aliento de Europa en el cuello. Porque la Comisión Europea tenía a España en el punto de mira por esta propuesta de legalización de cultivos irregulares, que provocó un importante rechazo por parte de grupos ecologistas y del mundo científico. Bruselas había amenazado abiertamente a España con denunciarla ante el Tribunal de Justicia de la UE si se aplicaba la norma.

    Si bien Ribera y Moreno expusieron juntos, cada gobierno presentó su propio plan de acción e inversión. Uno de los principales escollos para llegar a este acuerdo fue si se abrió o no la puerta a la expropiación de hectáreas ilegales. Ribera dejó claro que el Gobierno central no estaba dispuesto a comprar «ni siquiera un metro cuadrado» de suelo ilegal -tierras de regadío de secano-, mientras que para Moreno ésta era una de las soluciones ideales a este problema. En definitiva, no se trata de una expropiación de tierras, sino de un plan de subvenciones directas a los agricultores. Además, los productores de fresas no deberían ser propietarios; quienes exploten fincas pertenecientes a municipios también se beneficiarán mediante concesiones administrativas.

    plan ministerial

    El Ministerio de Transición Ecológica ya contaba con un plan de inversiones (para cierre de pozos y riego, entre otras medidas) que ascendía a 356 millones de euros. Ahora suma esos 350 millones. En el documento de 59 páginas del ministerio se desglosa el destino de los fondos y la mayoría, 116 millones, se destinarán al sector agrícola. Se trata, con tres líneas de ayuda, de una reconversión para eliminar el riego.

    El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, este lunes en el Parque Nacional de Doñana.Alexandre Ruesga

    Una primera línea, que se concederá por un plazo de 10 años y por un importe de 7.000 euros por hectárea, se destinará a la renaturalización. Es decir transformar cultivos en zonas forestales. A ello se sumarían 3.000 euros adicionales de la Comisión y la Diputación, hasta llegar a los 10.000 anuales, que pasan a ser 100.000 al cabo de una década. Pero el compromiso es mantener el terreno en bosque durante 30 años, como indica el plan del ministerio.

    Otro segundo se destinará a convertir cultivos de regadío en secano; Se concederán por un período de cinco años y ascenderán a 2.500 euros por hectárea. Los propietarios deberán mantener esta cultura durante al menos 10 años. Finalmente, se abrirá una tercera línea de ayudas (por cinco años y 1.000 euros por hectárea) con el objetivo de reconvertir las explotaciones a la agricultura ecológica. Además, el ministerio se compromete a invertir 32 millones de euros adicionales en «mejorar las condiciones de vida y habitabilidad de las viviendas de los trabajadores agrícolas temporeros», otra de las cuestiones pendientes en la región.

    El plan del ministerio también incluye la creación de la marca Reserva de la Biosfera de Doñana y el lanzamiento de «campañas de comunicación para transmitir su alto valor ambiental y social». Además, el programa presentado por Ribera prevé destinar 70 millones de euros a los ayuntamientos y 28 millones de euros a actuaciones del sector energético. Por ejemplo, ayudas al aislamiento térmico y a la instalación de paneles fotovoltaicos en colegios, bibliotecas, gimnasios y museos, y al fomento del autoconsumo energético.

    “Razonable y humilde”

    Las reacciones tras el acuerdo han sido satisfactorias, aunque con matices por la cantidad de interrogantes que surgen ahora para su implementación. La Plataforma Departamental de Regantes, impulsora de la ley de derecha y que aprobó el acuerdo por unanimidad el domingo, se mostró satisfecha con este acuerdo millonario. “Algunos de nosotros sabemos negociar desde hace mucho tiempo”, admitió satisfecho su portavoz, Julio Díaz. El presidente Romualdo Macías pidió: “Basta de criminalizarnos, porque nuestros productos son los mejores, somos gente sensata y humilde”.

    La Asociación de Agricultores de Almonte Puerta de Doñana, con 4.000 hectáreas de berries y derecho de riego, valoró: “Estamos contentos de que hayan aceptado más allá de sus intereses políticos. Las inversiones supondrán un fuerte impulso para la zona, pero lamentamos que la Autoridad no nos haya dado la oportunidad de participar y dudamos que el gasoducto para llevar agua a Almonte esté incluido en el acuerdo”, subrayó su portavoz, Manuel Delgado. .

    Finalmente, la organización ecologista WWF valoró el acuerdo, pero con matices: “Lo más importante es la retirada de la ley anti-Doñana de Moreno Bonilla por motivos políticos. Dicho esto, si las medidas sociales del Ministerio pueden ser importantes si se aplican correctamente, la lista de inversiones de la Autoridad es la suma de las inversiones que ya existían en Andalucía. No habrá desarrollo sostenible sin respeto a la ley”, declaró su secretario general, Juan Carlos del Olmo.

    Puedes seguir CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal

    Suscríbete para seguir leyendo

    Leer sin límites

    _