• Dom. May 19th, 2024

    Italia: La llegada a Lampedusa de más de 5.000 migrantes en 24 horas pone en jaque su sistema de acogida | Internacional

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Sep 13, 2023

    Más de 5.000 migrantes han desembarcado en Lampedusa en apenas 24 horas, entre el martes y el miércoles. Se trata de una cifra que supera todos los récords alcanzados hasta el momento en la pequeña isla, el territorio italiano más próximo a África. En su muelle se agolpaban en la mañana del miércoles centenares de migrantes que aguardan a ser trasladados al centro de acogida y decenas de barcos a la espera para poder desembarcar. El martes llegaron a la isla 110 embarcaciones cargadas de inmigrantes, mientras que desde la medianoche y hasta la mañana del miércoles las autoridades han contabilizado al menos otras 23 barcas, con cerca de otro millar más de migrantes.

    El elevado número de llegadas a Italia, con cifras que no se veían desde 2016, está poniendo en jaque no solo el sistema de acogida de Lampedusa y de todo el territorio italiano en general, sino que está minando también las relaciones del país transalpino con sus socios europeos. Francia continúa blindando sus fronteras para evitar el paso de migrantes desde Italia y se acaba de conocer que Alemania ha aplazado hasta nuevo aviso el traslado de solicitantes de asilo desembarcados en Italia.

    El alcalde de Lampedusa, Filippo Mannino, ha pedido al Gobierno de la ultraderechista Giorgia Meloni que tome “medidas de emergencia”, como la intervención del ejército. “Nunca se había visto algo así, con decenas y decenas de pequeñas embarcaciones escoltadas o enganchadas a las unidades de rescate frente al puerto, y otras que logran llegar directamente”, ha asegurado el regidor. Y ha añadido: “Estas cifras ya no son sostenibles en esta isla. Necesitamos que intervenga la defensa”. En lo que va de año han llegado a Italia a través del mar más de 123.000 migrantes, más del doble que en el mismo periodo de 2022.

    Fricciones con Berlín

    Según recogen los medios locales, Berlín ha protestado así contra la negativa de Roma de recibir a los migrantes que devuelve a Italia, en cumplimiento del Reglamento de Dublín. Se trata de aquellos que entraron en territorio de la Unión Europea a través de Italia y después solicitaron asilo en Alemania. El Ministerio de Interior italiano ha confirmado que desde hace algún tiempo no acepta este tipo de devoluciones procedentes de Alemania debido a la “extraordinaria afluencia a la que Italia debe hacer frente desde hace meses”.

    El sistema que gestiona los flujos migratorios, desde los rescates en el mar, pasando por los desembarcos hasta la acogida y la integración de los migrantes, está a punto de colapsar en Italia. Lo ha reconocido el fiscal de Agrigento, Giovanni Di Leo: “El enorme y extraordinario esfuerzo de nuestras fuerzas del orden, sin excluir a ninguna, tanto en tierra como en el mar, está tratando de remediar una situación que de otro modo estaría condenada al colapso, que de todas formas está próximo”, ha dicho. Y ha lanzado un llamamiento: “Se necesita ayuda, concreta, práctica e inmediata de todas las estructuras del Estado y de todas las personas de buena voluntad”.

    Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

    Suscríbete

    Las autoridades italianas han encadenado operaciones de salvamento en las últimas horas, al tiempo que se han registrado también numerosas llegadas de migrantes que han desembarcado en la isla por su propia cuenta.

    Un bebé entre las víctimas

    La madrugada del miércoles, durante una de las operaciones de rescate de los guardacostas italianos, en medio del caos y la confusión que estos días impera en el mar, algunos de los náufragos que viajaban en una embarcación cayeron al agua y un bebé de cinco meses falleció. Algunos de los rescatados han relatado que a lo largo de su travesía se han encontrado con embarcaciones hundidas y personas en el agua, por lo que podrían haberse producido naufragios ignorados en el Mediterráneo central.

    La Cruz Roja, que gestiona el centro de primera acogida de Lampedusa, donde se identifica a los migrantes antes de trasladarlos a otros centros y que tiene capacidad para unos 400 huéspedes, ha advertido el miércoles de que en la estructura hay más de 6.000 personas, muchas de ellas familias con menores. Se prevén traslados a lo largo del día, “pero la situación es difícil debido a los más de 100 desembarcos registrados en las últimas horas”, ha apuntado la Cruz Roja en un comunicado. Y ha agregado: “Estamos aguantando en la gestión de la acogida, concentrándonos sobre todo en los más frágiles”.

    El personal de rescate no da abasto para actualizar las cifras y la gran cantidad de llegadas ha llegado a saturar el muelle, donde el martes se formó un atasco de embarcaciones que esperaban para poder desembarcar.

    Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

    Suscríbete para seguir leyendo

    Lee sin límites