• Dom. Mar 3rd, 2024

    Las emisiones del sector fósil alcanzan niveles récord, lo que pone a los combustibles aún más en el punto de mira | Clima y medio ambiente

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Dic 5, 2023

    Después de años en los que las negociaciones climáticas se centraron principalmente en los gases de efecto invernadero en general, el foco del debate se ha desplazado claramente hacia la cumbre de Dubai, COP28. A partir de ahora, la principal fuente de estas emisiones se sitúa en el centro de las discusiones: los combustibles fósiles. Esto se debe en parte al hecho de que esta conferencia sobre el clima se celebra paradójicamente en un estado petrolero como los Emiratos Árabes Unidos. Pero eso se debe principalmente a que las emisiones del sector del petróleo, el gas y el carbón siguen creciendo año tras año. Además, los planes de las empresas y de los países productores están dirigiendo a la humanidad hacia un calentamiento global por encima de los niveles seguros establecidos por la ciencia, mientras los impactos de esta crisis aumentan. Un informe publicado a primera hora del martes advierte de que el dióxido de carbono (CO₂) liberado por el sector fósil aumentará un 1,1% en 2023 respecto al año pasado, un nuevo récord histórico que ayuda aún más a repensar los combustibles.

    El informe está elaborado por el Global Carbon Project, un grupo de decenas de científicos internacionales de más de 90 instituciones que siguen la evolución del dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, desde 2006. Mientras tanto, las emisiones del sector de los combustibles fósiles -el petróleo- , gas, carbón – han aumentado casi constantemente (sólo se han registrado dos descensos considerables, durante la crisis financiera de 2008 y durante la reciente pandemia). Pero con el aumento previsto para este año se han superado los niveles pre-covid (ya son un 1,4% superiores a los de 2019).

    Si se analizan los datos por combustible, el carbón ocupa el primer lugar en términos de gases totales expulsados. El dióxido de carbono generado por este combustible aumentará un 1,1% en 2023, según estimaciones de estos expertos. Le sigue el petróleo, que emitirá un 1,5% más de CO₂ este año que en 2022. El gas natural es el tercer invitado de esta historia, y sus emisiones aumentarán un 0,5%. Para completar el panorama, hay que tener en cuenta el sector del cemento, que también registrará un aumento del 0,8%.

    Muchos países exigen un mensaje claro de la COP28 pidiendo la eliminación o reducción gradual del uso de estos combustibles fósiles. Esta postura, sin embargo, no cuenta con el apoyo de todos los países presentes en Dubái, lo que dificultará las negociaciones de aquí al 12 de diciembre, fecha en la que teóricamente debería cerrarse la conferencia.

    Por país

    La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscribir.

    Suscribir

    Otra forma de ver la evolución del CO₂ es por países. China es, con diferencia, el país que más emite este gas: en 2022 acumuló el 30,7% del total mundial. Le siguieron Estados Unidos (13,6%), India (7,6%), la Unión Europea (7,4%), Rusia (4,4%) y Japón (2,8%).

    Lo que sucede con este grupo de grandes emisores es lo que determina la tasa global de crecimiento y disminución del dióxido de carbono. Los analistas del Global Carbon Project predicen que en 2023, las emisiones en EE.UU. y la UE disminuirán un 3% y un 7,4%, respectivamente. Sin embargo, las de India y China aumentarán un 8,2% y un 4% respectivamente. En el resto de países del planeta disminuirán un 0,4%.

    Para completar el panorama, hay que tener en cuenta el dióxido de carbono procedente de los cambios en el uso de la tierra, principalmente vinculado a la deforestación, que debería reducirse alrededor de un 5,1% con respecto a los niveles de 2022. Pero esta caída se ve compensada por el aumento de los combustibles fósiles.

    Teniendo en cuenta las previsiones de este informe fijadas para el sector fósil (que liberará este año 36,8 gigatoneladas de CO₂, la unidad utilizada para los gases de efecto invernadero) y para el vinculado al cambio de uso del suelo (4,1 gigatoneladas) este año cerrará con un total de 40,9 gigatoneladas, un 0,5% más que en 2022. La buena noticia es que el mundo se encuentra en algo parecido a una meseta en la que el crecimiento de las emisiones totales de CO₂ se ha ralentizado significativamente durante la última década (2013-2022). ), con un crecimiento promedio del 0,14% anual, muy por debajo de la tasa del 2,1% de la década anterior (2003-2012). La mala noticia es que no basta con cultivar poco o nada. Hay que reducirlo drástica y rápidamente.

    Picos de emisión

    Algunos estudios sugieren que las emisiones de gases de efecto invernadero en general podrían haber alcanzado su máximo histórico en 2023. Pep Canadell, director ejecutivo del Global Carbon Project, coincide en que el CO₂ expulsado por las actividades humanas podría dejar de crecer este año o en los próximos dos o tres años . Pero advierte: “Cuando alcancemos el pico, creo que permaneceremos allí durante años, en lugar de lograr la reducción inmediata que es necesaria. “La descarbonización global requiere un cambio rápido en el sistema energético, lo que no parece estar sucediendo lo suficiente si las emisiones fósiles continúan aumentando. »

    El nivel actual de emisiones mantenido en el tiempo es “absolutamente peligroso e incompatible con la estabilización del clima a una temperatura fija”. El calentamiento actual está 1,2 grados por encima de los niveles preindustriales. Y si no se reducen rápidamente, nos encaminamos a más de tres grados de calentamiento, advierte Canadell. “El aumento del calentamiento global sólo podrá detenerse cuando tengamos cero emisiones netas”, añade. Pero llegado ese momento, el planeta se mantendrá a la temperatura que ha alcanzado porque los gases emitidos, cuando acaban en la atmósfera, permanecen allí durante décadas.

    «Los impactos del cambio climático son evidentes a nuestro alrededor, pero la reducción de las emisiones de carbono procedentes de los combustibles fósiles sigue siendo dolorosamente lenta», afirma Pierre Friedlingstein, investigador del Instituto de Sistemas Globales de la Universidad de Exeter y director de este estudio.

    En cuanto al futuro inmediato, Friedlingstein cree que «ahora parece inevitable que superemos el objetivo de 1,5 grados centígrados». “Los líderes que asistan a la COP28 deberán aceptar reducciones rápidas de las emisiones de combustibles fósiles, incluso para mantener el objetivo de los 2 grados”, añade este investigador. El Acuerdo de París contra el cambio climático fijó el objetivo de que el aumento de temperatura a finales de siglo no superara los 2 grados respecto a los niveles preindustriales e incluso intentaría mantenerlo por debajo de 1,5.

    El último gran estudio del IPCC, el grupo de expertos que periódicamente sienta las bases del conocimiento científico sobre el cambio climático, ya consideraba que la barrera del 1,5 se superará de forma estable durante las próximas dos décadas debido a los gases ya emitidos. El estudio presentado el martes sugiere que con los niveles actuales de emisiones, hay un «50 por ciento de posibilidades de que el calentamiento global supere consistentemente los 1,5 grados en unos siete años».

    Sumideros y captura de carbono

    De todo el dióxido de carbono que las actividades humanas liberan a la atmósfera, el 47% acaba concentrándose en la atmósfera durante cientos de años, provocando el sobrecalentamiento del planeta. El análisis del Global Carbon Project estima que 2023 se cerrará con una concentración atmosférica de CO₂ de 419,3 partes por millón, un 51% más que los niveles preindustriales, justo antes de que la humanidad comience a quemar abrumadoramente combustibles fósiles.

    El 53% restante del dióxido de carbono procedente de los seres humanos es absorbido por la vegetación y el océano en partes casi iguales, lo que ya está provocando problemas como una mayor acidificación de los mares. A medida que la crisis climática se vuelve más evidente y más dañina, cada vez se escuchan más voces a favor de técnicas para capturar CO₂ del aire. Pero el informe señala que los niveles actuales de eliminación de dióxido de carbono basados ​​en la tecnología (es decir, sin contar la reforestación) ascienden a aproximadamente 0,01 millones de toneladas de CO₂, o más de un millón de veces menos que las emisiones actuales del sector fósil.

    Puedes seguir CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal