• Dom. Mar 3rd, 2024

    Llamado del Papa Francisco a la acción climática | Clima y medio ambiente

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Dic 3, 2023
    El Papa Francisco durante una audiencia reciente en el Vaticano el 29 de noviembre.REMO CASILLI (Reuters)

    Hay algo verdaderamente preocupante en que nos siga sorprendiendo el llamado a la acción climática del Papa Francisco, que este sábado volvió a pedir más impulso a los países reunidos en la cumbre del clima de Dubái para acelerar la transición ecológica. Lo que debería sorprendernos no son sus palabras, sino la ausencia durante décadas de un discurso como el suyo por parte de los líderes de una institución que dice perseguir el bien común de la humanidad. Lo que propone Bergoglio no es nada nuevo para quienes llevan años interesados ​​en la crisis climática, pero representa una revolución que viene de donde viene. En este caso, el emisor es casi tan importante como el mensaje en el acto comunicativo.

    la encíclica Laudato si, publicado en 2015, contribuyó decisivamente a la consolidación de la hegemonía climática cimentada en el Acuerdo de París del mismo año. Vale la pena recordar que el llamado religioso a la conciencia y la acción climática no es el único lanzado por Bergoglio, incluso si una perspectiva occidental y eurocéntrica condiciona nuestra memoria. Ese mismo año hicieron declaraciones líderes espirituales del hinduismo, el budismo, el islam y el judaísmo, así como de diferentes comunidades indígenas. Si bien es cierto que ninguna de ellas tuvo la amplitud y profundidad de la encíclica del Papa Francisco, esto debe ser parte de un movimiento global en el que las religiones se han posicionado del lado de la ciencia y han entendido que también tenían una parte de responsabilidad. promover la transformación colectiva.

    Sin embargo, el Papa Francisco ha encontrado mayor complicidad entre otros líderes espirituales que entre sus propios correligionarios. Más allá de algunas iniciativas o congregaciones particularmente conscientes –por razones geográficas o personales–, pocas de estas palabras han permeado al resto de la Iglesia católica. Una Iglesia anclada en postulados anacrónicos en casi todo lo concerniente a cualquier conocimiento o certeza científica, que exige –de manera velada o descaradamente explícita– el voto por los mismos negacionistas y retardadores que el Papa condena con sus palabras. ¿Qué significan las palabras de Bergoglio para los cristianos en España? Me atrevería a decir esto durante un evento informativo concreto, que se limitó a 2015. Y esto, en algunos casos, también refuerza la percepción atroz y egoísta de Francisco como líder de una «mala agenda globalista», una conspiración que el lejano -Olas de derecha, incluso desde la presidencia de los parlamentos y los ministerios regionales.

    Por eso la nueva exhortación apostólica del Papa el pasado mes de octubre no podría ser más bienvenida, Laudato Deum. Esto llega en un momento crucial, a las puertas de la cumbre sobre el clima (COP28) en Dubai, una conferencia en un país petrolero que fue muy difícil al principio. La urgencia cada vez más apremiante de actuar contra la crisis climática motivaría también otro gesto muy simbólico durante este evento: estaba previsto que, por primera vez, un Papa asistiera personalmente a una cumbre sobre el clima. Al final, no pudo deberse a los problemas de salud de Francisco, pero este sábado el número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, leyó en su nombre una carta en la conferencia de los Emiratos Árabes Unidos en la que pedía el fin de los combustibles fósiles y un cambio en una forma de vida derrochadora.

    Se reitera que no podemos permitirnos otra COP que termine en un estrepitoso fracaso, y necesitamos urgentemente horizontes de esperanza más allá del Acuerdo de París. Después de 2015, y todavía con la sensación de haber firmado un gran pacto global, comienza a gestarse el descontento que, en 2018, se materializará en la panoplia de protestas, movimientos estudiantiles, rebeliones científicas y la figura carismática -que va creciendo con el tiempo-. – de Greta. Thunberg. Sólo una emergencia tratada como tal, la emergencia sanitaria, pudo frenar en seco una inercia social que amenazaba con provocar cambios importantes.

    Las palabras del Papa en Laudato DeumDe hecho, podrían equipararse e incluso confundirse con muchos de los que componen los discursos de activistas suecos, científicos activistas o grandes ONG medioambientales. Su voluntad y su talento docente despiertan admiración; Explica claramente la diferencia entre tiempo y clima, ilustra los escenarios del IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático) y expresa preocupación por el cruce de umbrales biofísicos y el aumento de la frecuencia e intensidad de los fenómenos extremos. Hay más ciencia climática en esta exhortación del Papa que en un día entero de programación en muchos canales de televisión durante estos días de la COP28. Canales que siguen teniendo negacionistas cada vez que abordan un tema relacionado con la crisis climática, mientras el Papa desacredita contundentemente estas posiciones, señalando el origen humano del calentamiento y la falta de evidencia empírica de cualquiera que se atreva a negarlo.

    La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscribir.

    Suscribir

    Es aún más impactante y loable ver hasta qué punto presenta el (falso) dilema entre acciones colectivas e individuales, atribuyendo a las decisiones personales un papel clave en la transformación colectiva, más allá del impacto positivo en gramos de dióxido de carbono que pueden generar. tener. Yo que vengo repitiendo desde hace años que cada acción individual suma, pero que sólo la acción colectiva transforma, me veo reflejado en las palabras de Bergoglio cuando declara: «Invito a todos a acompañar este camino de reconciliación con el mundo que nos cobija , y embellecerlo con el propio aporte, porque el propio esfuerzo tiene que ver con la dignidad personal y los grandes valores. Sin embargo, no puedo negar que debemos ser sinceros y reconocer que las soluciones más eficaces vendrán no sólo de los esfuerzos individuales sino, sobre todo, de decisiones importantes en la política nacional e internacional», añadiendo que «no hay cambios duraderos sin cultura». , sin maduración de los estilos de vida y creencias de las sociedades, y no hay cambios culturales sin cambios en las personas. Es un resumen impecable de un dilema al que se enfrentan todos los implicados, de una forma u otra, en la lucha contra el cambio climático, y especialmente aquellos que dedican su vida diaria a la educación ambiental y la divulgación científica.

    Bergoglio también aborda el tecno-optimismo, uno de los grandes obstáculos para actuar en el presente. ¿Para qué hacer algo si estamos convencidos de que en el futuro determinadas innovaciones técnicas nos salvarán? En palabras del Papa: «Asumir que cualquier problema futuro puede resolverse mediante nuevas intervenciones técnicas es un pragmatismo mortal, como lanzar una bola de nieve». Una forma muy elegante y muy visual de derribar un muro de pensamiento mágico que nos impide avanzar.

    Finalmente, ¿cuál es nuestro papel en el mundo? Es posible que ésta, y no otra, sea la cuestión fundamental que anima el discurso del Papa así como todo activismo, y no sólo el climático. La religión católica es a menudo criticada –con razón– por tener el dominio de la naturaleza en su ADN. En el versículo 26 del primer libro del Génesis leemos: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y estén sujetos a él los peces del mar, las aves del cielo, las bestias, las bestias salvajes de la tierra y todo animal que se arrastra sobre la tierra. Aunque el Papa Francisco ya intentó en su encíclica de 2015 reinterpretar esta cita para distanciarla del mandato divino de dominio sobre la creación, lo cierto es que se trata de una visión que escapa a lo estrictamente religioso. El deseo de dominación es transversal y sistémico. Vivimos dentro de un sistema económico, el capitalismo, que ve la naturaleza como una enorme despensa y almacén de materias primas, como tierra que ocupar y un vertedero que llenar. El nudo gordiano de la crisis ambiental es nuestra percepción de nosotros mismos como sujetos separados del mundo natural, que el capitalismo se encarga de reforzar, separándonos de aquello que está vivo en lo tangible y también en su dimensión espiritual. No somos nosotros y la naturaleza. Somos naturaleza. Bergoglio parece entender esto y enfatiza la conexión con el mundo vivo, la interdependencia y los vínculos que nos unen a nuestra “familia universal”, pero las herramientas de las que dispone son limitadas. Intenta modular el mensaje bíblico con las enseñanzas de Jesús, quien según él “podía invitar a otros a estar atentos a la belleza que existe en el mundo porque él mismo estaba en contacto permanente con la naturaleza y le prestaba plena atención con afecto y preguntarse.

    Estos días también se ha conocido que la reina Letizia habló de reducción en un foro público. Aunque se trata de una noticia que vale la pena celebrar –más simbólicamente que estructuralmente–, vale la pena preguntarse si regocijarnos por estas victorias dialécticas no nos conducirá tal vez a una cierta autocomplacencia. Lo importante no es que dos figuras tan anacrónicas y a la vez tan relevantes como el Papa de la Iglesia Católica y la Reina de España aborden estos temas. Lo verdaderamente crucial es que estas menciones y discursos se traduzcan en acciones y cambios de conciencia. Que sean parte de algo más que una verbalización individual, por muy importante que sea. Para que, como desea Jorge Mario Bergoglio, lleguemos “a la idea de un ser humano autónomo, omnipotente, ilimitado, y que nos repensemos para entendernos de una manera más humilde y rica”.

    Andreu Escrivá Es ambientalista, doctor en Biodiversidad y escritor. Su último libro es Contra la sostenibilidad: por qué el desarrollo sostenible no salvará al mundo (y qué hacer) (Arpa/Plántula).

    Puedes seguir CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal

    Suscríbete para seguir leyendo

    Leer sin límites

    _