• Dom. Mar 3rd, 2024

    Pedro Sánchez se abre a explorar la “fórmula Guilarte” para renovar el poder judicial en caso de fracaso de su nombramiento con Feijóo | España

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Dic 6, 2023

    El presidente Pedro Sánchez prevé «poner encima de la mesa» Fórmula Guilarté renovar el caducado órgano de gobierno de los jueces si fracasa la negociación con el presidente del PP, Alberto Núñez Feijoo. La fórmula la detalló el actual presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Vicente Guilarte, en un artículo de EL PAÍS. La propuesta consiste en retirar al CGPJ su competencia principal en materia de nombramiento de presidentes de audiencias y tribunales superiores y jueces del Tribunal Supremo. Esta es la posición más atractiva y codiciada por los principales partidos políticos y el origen del actual conflicto. Sánchez tentera avant Noël d’épuiser les options de négociation avec le leader de l’opposition, Alberto Núñez Feijóo, avec une réunion bilatérale pour trouver une issue à l’actuel embouteillage judiciaire, qui a laissé 85 postes vacants dans les tribunaux les plus pertinents Del país. El país por la reforma legal impulsada por el Gobierno en 2021 para prohibir al CGPJ realizar nombramientos cuyo mandato haya expirado. El presidente también propondrá durante esta reunión a Feijóo acordar una reforma del artículo 49 de la Constitución para sustituir el término «discapacitados» por «personas con discapacidad» y otro acuerdo sobre la revisión del modelo de financiación autonómica. Feijóo acudirá a esta cita cuando le llamen, pero en el PP se muestran más que escépticos ante cualquier acuerdo ahora con el PSOE de Pedro Sánchez.

    El líder del PSOE tiene la sensación política, en estos días de mucho ruido y enfrentamiento con el principal partido de la oposición en el inicio de legislatura, de que «Alberto Núñez Feijóo sigue con la idea de que está en una carrera de 100 metros y que Todavía no he supuesto que duraría cuatro años. Sánchez explicó así a los periodistas, con esta metáfora deportiva y durante un grupo posterior a los actos institucionales del 45 aniversario de la Constitución, que piensa afrontar todos los retos inminentes del panorama político español, de forma lenta pero segura. Este catálogo incluye de todo, desde la renovación prevista hace cinco años del Consejo General del Poder Judicial, hasta los presupuestos y la situación económica, pasando por supuesto por el conflicto territorial.

    En este apartado territorial, el president destacó tanto la necesidad de que la mayoría de los presidentes autonómicos exijan otro modelo de financiación como la resolución de la crisis catalana y una mayor explicación de la ley de amnistía, además de la evidente necesidad de los siete votos de Junts diputados, también para resolver los problemas que provocan determinadas actuaciones en Cataluña en esta fase final del proceso independentista. Sánchez entiende que la amnistía podría ser ahora la precipitación de una solución que, tarde o temprano, tendrá que abordarse con «una solución beneficiosa para todos en una cuestión de Estado» que en 2017 afectó no sólo a los actores políticos afectados, sino también a algunos juzgados y condenados. y otros prófugos de la justicia, pero también directores, profesores de escuela y ciudadanos corrientes.

    El líder socialista dice que tiene previsto abordar estos temas cruciales con Feijóo en una reunión que mantendrá con el presidente del PP antes de Navidad. Su despacho en La Moncloa convocará en los próximos días al despacho del líder popular para poner este día en el orden del día. Feijóo no planteará cuestiones para esta reunión, pero sí planteará preguntas sobre los temas en discusión.

    Sánchez cree que sería bueno, para la imagen de España, el respeto a la Constitución e incluso «para reforzar la autonomía de Feijóo», que PSOE y PP pudieran cerrar urgentemente un acuerdo para renovar el órgano de gobierno de los jueces. Defiende que lo volverá a intentar, aunque este miércoles ha recordado detalladamente al Congreso los tres intentos anteriores en los que se cerró el pacto, dos con la dirección del PP de Pablo Casado y otro hace un año con Feijóo, y al mismo El final en todos los casos fue frustrado. Además, señala que es algo «absurdo» que Feijóo pueda esperar seguir este camino hasta las próximas elecciones, dentro de cuatro años, y si pierde, seguir paralizando sine die el Consejo. El Gobierno y el PSOE se sienten respaldados tras las últimas declaraciones expresadas en Bruselas por la comisaria de Justicia, en el sentido de que primero hay que resolver la renovación y después, inmediatamente, estudiar otros modelos de elección del Consejo.

    El jefe del Ejecutivo hará un último intento de consenso con Feijóo, no prevé modificar la actual necesidad de una mayoría de tres quintos de las Cámaras como hizo en el pasado para lanzar las propuestas de los vocales aprobadas por el Congreso. y el Senado, pero se muestra abierto a estudiar otras alternativas si esta negociación in extremis fallido. El presidente incluso reconoció que la denominada vía Guilarte “estaba sobre la mesa”, algo que el actual presidente interino del Consejo propuso en un artículo el pasado fin de semana en EL PAÍS.

    Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para asegurarte de no perderte nada, suscríbete.

    Suscribir

    Vicente Guilarte, elegido hace 10 años a propuesta del PP, detalló en este foro una solución que consistía esencialmente en quitar al CGPJ la competencia clave, que hasta hace dos años y medio le permitía nombrar a los presidentes de los superiores. tribunales de justicia, audiencias provinciales, la Audiencia Nacional, dos magistrados del Tribunal Constitucional y todos los nuevos magistrados del Tribunal Supremo. Con el vía Guilarté Esta competencia quedaría en manos de los propios jueces durante las audiencias y tribunales superiores y en una especie de comisión de notables compuesta por magistrados y otros juristas para cubrir las vacantes en el Tribunal Supremo. Tras despojar al CGPJ de esta función clave, que permitió, en los años de mayoría absoluta del PP en el Gobierno, modificar, por ejemplo, la composición del Tribunal Penal -un equilibrio entre magistrados de sensibilidad progresista y conservadores en 1996 para sigue siendo una abrumadora mayoría conservadora: la solución de Guilarte preserva el sistema de elección de 20 miembros -12 jueces y ocho juristas de reconocido prestigio- por el Congreso y el Senado por una mayoría de tres quintos.

    Feijoo se reunirá con Sánchez si este le llama, según confirman fuentes de la dirección popular, aunque muy escépticas sobre las posibilidades de un acuerdo sobre el CGPJ. “No podemos establecer una negociación basada en engaños y mentiras”, dicen el entorno del líder del PP. Fuentes del equipo de Feijóo precisan que «las posiciones de los dos partidos se mantienen en el mismo punto, sin novedades» -con PP y PSOE enfrentados en un cambio de modelo en el método de elección de los miembros del consejo- y aseguran que los más populares no piensan dejar el suyo. “Hay una barrera a favor del poder judicial y debemos mantener esa barrera”, enfatizó Feijóo a su llegada este miércoles al acto del Día de la Constitución.

    El PP también acoge fríamente la propuesta de Guilarte. “¿Todos los miembros apoyan esto? «Me gusta la propuesta que defiende todo el mundo, no sólo el presidente», afirma el entorno de Feijóo, que rechaza entrar en otras opciones y considera la suya «clara» e inquebrantable. Tampoco ven en el PP vislumbres de un pacto para reformar el artículo 49 de la Constitución, aunque el texto del acuerdo «ya está hecho» porque los dos partidos lo negociaron durante la pasada legislatura y que se habría adoptado si El PP había firmado un acuerdo. Cortés no se había disuelto. Fuentes del seno de los dirigentes populares entienden, sin embargo, que en estos momentos «no hay garantía» de abordar la reforma constitucional, aunque se limite a este artículo. “El problema es el contexto por los acuerdos entre el PSOE y los partidos independentistas”, dicen fuentes del más alto nivel del PP.

    En cuanto a la financiación autonómica, el obstáculo a la conversación entre Sánchez y Feijóo es que este último no puede comprometer un acuerdo para todos sus presidentes autonómicos, que reclaman autonomía y manos libres para negociar este tema con el Gobierno, según fuentes de estas presidencias. Los barones populares piden en cambio a Sánchez que convoque una conferencia de presidentes para abordar este tema, y ​​sus posiciones tampoco se corresponden con una división clara entre las comunidades del norte y del sur de España.

    Suscríbete para seguir leyendo

    Leer sin límites

    _