• Vie. Jul 19th, 2024

    Al menos cuatro muertos en el incendio que arrasó un edificio de 14 plantas en Valencia | Comunidad Valenciana | España

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Feb 22, 2024

    Al menos cuatro personas han muerto este jueves en el incendio que ha arrasado un edificio en el barrio de Campanar, en Valencia, según ha confirmado el subdirector de Emergencias, Jorge Suárez. Fuentes municipales dijeron que además se encontraban buscando a otras 19 personas desaparecidas que, según sus familiares, no pudieron ser localizadas en este momento.

    El gran incendio consumió dos edificios únicos, de 14 y 10 plantas, en el distrito de Campanar, en Valencia, donde hay 138 viviendas y donde viven alrededor de 450 habitantes, aunque esta cifra puede variar debido a la población flotante, según Adriana , administrador de la propiedad del edificio y residente del piso 12. El fuego generó una gran columna de llamas y un denso humo. En apenas media hora, las llamas afectaron a todo el edificio, terminado en 2008, en el cruce de las avenidas Maestro Rodrigo y Poeta Rafael Alberti.

    Las llamas se extendieron a una velocidad vertiginosa por las placas de aluminio de la fachada, revestidas de poliuretano, un material altamente inflamable, según confirmó Esther Puchades, vicepresidenta del Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de Valencia (Cogitival), que elaboró ​​un informe pericial. en este mismo edificio. El fuerte viento del oeste también contribuyó a avivar el fuego. Inmediatamente se formó una densa y enorme columna de humo negro, que dificultaba la respiración y empañaba la visión, según varios vecinos. Se podía ver desde buena parte de la ciudad.

    Las emergencias trasladaron un hospital de campaña al lugar debido a la posibilidad de un gran número de víctimas. Alrededor de las nueve de la noche, la policía comenzó a reunir a los vecinos del inmueble para realizar su identificación. Los servicios médicos de emergencia asistieron a 14 personas afectadas por el incendio de Campanar, entre ellos seis bomberos que acudieron a apagar las llamas. Entre los afectados, nueve son hombres, de entre 25 y 57 años; 4 son mujeres, de 27 a 81 años; y un menor de 7 años. A excepción de dos mujeres dadas de alta “en el lugar”, las demás fueron trasladadas a distintos hospitales de la capital. No se puede descartar que haya más víctimas en el interior del edificio, debido a que los bomberos no pueden acceder al interior.

    El conjunto residencial incendiado consta de dos bloques unidos, uno de 14 plantas y otro de 10 plantas, ambos completamente destruidos. Ocupan un edificio independiente, separado del resto de edificios del barrio, que no se vieron afectados por las llamas, ardiendo todavía a medianoche en determinadas plantas, siete horas después del inicio del incendio, y la temperatura era tan alta que Es imposible entrar al edificio. «No sabemos cuántos vecinos estaban en casa esta tarde», dijo una fuente.

    Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para asegurarte de no perderte nada, suscríbete.

    Suscribir

    Las llamas cubrieron toda la fachada y proyectaron algunas partes del edificio varios metros. El incendio comenzó en el séptimo piso, pero rápidamente se extendió al resto del edificio. La policía cortó el acceso para evitar accidentes y facilitar la llegada de los vehículos de emergencia. El 112, que recibió la alerta pasadas las 17.30 horas, pidió también, a través de las redes sociales, no acercarse al lugar del incendio y sus alrededores «porque puede ser peligroso y para facilitar el trabajo de los equipos».

    Rida vivía en la puerta 83, en el séptimo de uno de los dos bloques. Sobre las 17.30, vio una gran columna de humo e inmediatamente salió de su casa como salía, sin detenerse ante nada, explica nerviosa, señalando sus zapatillas. “Gracias a Dios el ascensor estaba funcionando. Sólo vi al portero dispararle a una señora mayor. “Mi marido estaba trabajando”, dijo, aliviada. “No queda nada de mi casa. “Todo esto pasó en muy poco tiempo”, lamenta. Otro vecino también destacó la ayuda del portero a la hora de avisar a la gente.

    David Higuera, ingeniero técnico y experto en instalaciones de edificación, señala que, todo indica, el material utilizado en la fachada fue el causante de la rápida propagación del fuego. Se trata de placas de aluminio con aislamiento sintético “altamente combustible”. “Tienen muy buen comportamiento térmico en calor y frío, pero estas espumas sintéticas son muy combustibles”, especifica.

    Carlos y Dani, dos chicos de 16 años, que se encontraban en un parque junto al edificio cuando se produjo el incendio, observaron «asombrados» cómo el fuego se extendía «hacia arriba» en apenas unos minutos. “Corría a lo largo de las placas metálicas de la fachada o por detrás de ellas, siempre hacia arriba”, explica Carlos. Ambos afirman haber visto a vecinos en sus balcones haciendo gestos de auxilio y “gritando” y muestran un vídeo que grabaron junto con las imágenes.

    Ana María González, testigo que trabaja en una clínica cercana al incendio, dijo que los bomberos rescataron a un adolescente que se encontraba en el primer piso, mientras que otros militares ayudaron a una persona atrapada en el mismo piso. Los servicios de emergencia intentaron instalar un colchón inflable, pero fue en vano porque los objetos que habían caído en llamas imposibilitaban el uso de la herramienta. Este testigo explicó haber visto caer al suelo “placas ardiendo” que los bomberos intentaban apagar.

    El 112 movilizó a diez bomberos municipales, dos SAMU y un SVB hasta el lugar del incendio, que al parecer se inició en la cuarta planta del edificio y se extendió al resto del edificio, según informa Emergencias en su relato. (anteriormente Twitter). Además, se movilizaron una unidad de apoyo y coordinación, un vehículo multiaccidentes y un hospital de campaña, además de tres SAMU, otros dos de Soporte Vital Básico y una ambulancia convencional.

    El Ministerio de Defensa ha activado al personal de la Unidad Militar de Emergencias (UME) de Madrid que se desplaza a Valencia. En concreto, se ha desplazado el Tercer Batallón de Intervención de Emergencias (BIEM III), ubicado en las instalaciones de que dispone la UME en la Base Militar Jaime I, en el municipio de Bétera (Valencia). Tanto su personal de servicio como el que no lo estaba, se puso a disposición de los bomberos todo el material contra incendios, motobombas y un dispositivo sanitario.

    Mientras tanto, los vecinos de la región se han movilizado para llevar ropa, mantas y alimentos a los afectados. Uno de los puntos donde se organiza este reparto es la academia del colegio Valientes, transformada en un centro de ayuda espontánea.

    (Últimas noticias. Próximamente habrá una ampliación)