• Dom. Mar 3rd, 2024

    Argelia pospone la visita de Albares en el último momento en la que debía producirse la reconciliación | España

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Feb 11, 2024

    El jefe de la diplomacia española, José Manuel Albares, suspendió el domingo por la tarde el viaje que tenía previsto realizar a Argel el lunes. Durante su viaje exprés a la capital argelina, el ministro de Asuntos Exteriores aspiró a pasar página de una crisis que se prolonga desde hace casi dos años, después de que Argel congelara sus relaciones con España por su giro en el Sáhara Occidental. El equipo de la ministra no precisó el motivo de la suspensión del viaje pocas horas después de realizarse. “La visita oficial de Albares a Argel queda aplazada por motivos de agenda argelina”, fue la única comunicación oficial. Otras fuentes diplomáticas explican que los argelinos suspendieron en el último momento la audiencia de Albares con el presidente Abadelmayid Tebún, un encuentro que no estaba incluido en el programa oficial, pero que la prensa argelina dio por hecho. Aún no hay fecha para una próxima visita.

    La crisis entre Argelia y España se remonta al 18 de marzo de 2022, cuando las autoridades argelinas conocieron a través de los medios de comunicación que, tras décadas de neutralidad, España apoyaba la soberanía marroquí bajo un régimen de autonomía como la solución más grave, realista y creíble. » para la antigua colonia española. La declaración española pacificó las relaciones con Marruecos, pero desencadenó una crisis sin precedentes con Argel, que apoya al Frente Polisario ante la ocupación marroquí. «Lo que ha conseguido España es inaceptable, ética e históricamente», afirmó el presidente argelino.

    El enfado de Argelia, que acoge en su territorio campos de refugiados saharauis, tuvo consecuencias inmediatas y el país retiró a su embajador en Madrid al día siguiente. En junio, cuando Pedro Sánchez ratificó en el Parlamento su posición sobre el conflicto saharaui, el resto se volvió loco. El gobierno argelino suspendió el tratado de amistad con España, firmado en 2002, para luego trascender lo simbólico y congelar la importación de productos españoles.

    La suspensión de las relaciones comerciales ha provocado una fuerte caída de las exportaciones españolas a este país magrebí. Si en 2019, antes de la pandemia, España exportaba a Argelia bienes por valor de 2.906 millones, en 2022 esta cifra se ha reducido a poco más de un tercio: 1.010 millones. Las conexiones aéreas entre ambos países también se redujeron hasta el punto de que sólo existía un vuelo semanal que conectaba Madrid con Argel.

    La cooperación migratoria, uno de los pilares de las relaciones bilaterales de los dos países, no se ha visto tan afectada. La emigración irregular desde la costa argelina a España ha mantenido una tendencia a la baja, pese a que las autoridades argelinas han paralizado los retornos de sus nacionales, que antes se realizaban en ferry desde Alicante y Almería. El temor a una interrupción del suministro de gas nunca se materializó, a pesar de que Italia se convirtió en el socio preferido en este intercambio.

    Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para asegurarte de no perderte nada, suscríbete.

    Suscribir

    Albares, que no había estado en Argelia desde septiembre de 2021, sólo tenía previsto permanecer allí unas horas. De hecho, el programa preveía una reunión con su homólogo Ahmed Attaf, el mismo que, a finales de diciembre, había insinuado un acercamiento. «Lo que nos motivó a dar luz verde para evaluar las relaciones con España fue el discurso de Pedro Sánchez ante la ONU (en septiembre), hubo un cambio de posición (sobre el apoyo a la propuesta marroquí sobre el Sáhara Occidental)», afirmó Attaf.

    El cambio fue sutil, pero la elección de las palabras agradó a Argelia, que interpretó que España volvía al punto de partida. En su discurso, Sánchez defendió para el Sáhara «una solución política mutuamente aceptable en el marco de la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones del Consejo de Seguridad» de la ONU, sin mencionar el plan marroquí de autonomía para la antigua colonia.

    El deshielo ya llevaba varios meses gestándose. El pasado noviembre, Argelia designó a Abdelfetah Daghmoum como su nuevo embajador en Madrid y vuelve a contar con un jefe de misión español. Las conexiones aéreas han aumentado y ya existen 25 frecuencias semanales, que se incrementarán hasta 28 en los próximos días. El 14 de enero, Argel reactivó las importaciones españolas de productos avícolas y, el 5 de febrero, las de carnes rojas, aunque continúa el bloqueo comercial de otros productos.

    El viaje de Albares tenía como objetivo conseguir que Argelia eliminara por completo las barreras al comercio con España, como llevan meses reclamando los empresarios afectados. «Nuestra prioridad es que el mercado se normalice», afirma Julio Lebrero, presidente de la Asociación de Empresas Afectadas por la Crisis de Argelia (AECA), un grupo de 26 empresas y dos asociaciones con intereses en este país magrebí. Lebrero, un fabricante de material de obra pública cuya facturación ha caído un 90%, exige más información al Gobierno y una solución al problema. «La ministra siempre ha defendido los intereses de las empresas españolas y seguirá haciéndolo hasta la plena normalización de las operaciones comerciales y la reciprocidad de las relaciones», aseguran fuentes diplomáticas. Ahora, la reconciliación total tendrá que esperar.

    Suscríbete para seguir leyendo

    Leer sin límites

    _