• Mié. Abr 24th, 2024

    La Guardia Civil rescata 111 animales maltratados en varios municipios de Málaga | Clima y medio ambiente

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Feb 25, 2024

    Animales muertos a golpes, caballos abandonados sin comida ni agua en plena ola de calor o incluso perros enfermos de sarna o leishmaniasis y sin ningún tratamiento. La Guardia Civil investiga a 34 personas por distintos delitos de maltrato y abandono de animales domésticos en la provincia de Málaga, en distintos municipios. La operación se llevó a cabo en refugios de animales, zoológicos, granjas de cría y perreras privadas. Los trabajos realizados por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) bajo la dirección y coordinación de la Fiscalía de Medio Ambiente de Málaga, desarrollados en el marco de la Operación Colaphus, permitieron salvar a 111 animales que se encontraban «en una situación deplorable». En total se llevaron a cabo 236 inspecciones, durante las cuales se detectaron más de 500 infracciones administrativas de la normativa animal, como informa el instituto armado en un comunicado de prensa. Más de dos en promedio por cada visita.

    Los problemas más comunes están relacionados con el bienestar animal: desde alojamiento inadecuado hasta falta de comida, agua, higiene o atención veterinaria. También es común la falta de material documental y de registros médicos. «Es de todo, desde perros atados que residen en zonas completamente insalubres, hasta fuentes con agua verde estancada y animales muy enfermos que nunca han visto a un veterinario», explican las fuentes de la investigación.

    Durante sus inspecciones, los agentes encontraron perros enfermos de leishmaniasis, sarna y otro tipo de enfermedades sin haber recibido ningún tipo de atención por parte de profesionales veterinarios, mientras que a otros les amputaron las orejas y la cola sin ninguna justificación. Además, también encontraron caballos abandonados sin comida ni agua en plena ola de calor e incluso animales asesinados a golpes.

    Las 34 personas investigadas corren el riesgo de sufrir penas de hasta 18 meses de prisión si el abuso conlleva circunstancias agravantes como el uso de armas, la realización del acto con crueldad o si el abuso fue cometido por el propietario, tal y como refleja la reciente reforma de la Código Penal. Codificado. Si el animal muere, la pena puede oscilar entre uno y tres años de prisión.

    Las mismas fuentes subrayan que la mayoría de los casos analizados proceden de denuncias anteriores, aunque también las hay de oficio. De hecho, el fiscal de Medio Ambiente de Málaga, Fernando Benítez, explicó a EL PAÍS a finales de 2023 que hay «mayor sensibilidad social» en materia de maltrato animal y que el número de denuncias es cada vez mayor. «La gente toma la iniciativa de denunciar y eso es importante», declaró a este periódico que, además, cree que tanto los agentes del Seprona como los diferentes grupos de protección animal que existen en las fuerzas policiales municipales y en la policía nacional «son muy eficaces». «

    Los 111 animales rescatados fueron puestos al cuidado de asociaciones y organismos de protección para que estén a disposición de las autoridades competentes. Sólo unos pocos casos, los menos graves, quedaron en manos de sus dueños “bajo la supervisión y control de las autoridades competentes en la materia”. En esta operación, los agentes de la Guardia Civil contaron con el apoyo del Colegio Oficial de Veterinarios de Málaga, así como de especialistas de la Junta de Andalucía.

    La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscribir.

    Suscribir

    puedes seguir Clima y medio ambiente dentro Facebook Y Xo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal