• Mié. Abr 24th, 2024

    McCarthy pierde en primera vuelta ante la oposición de ultraderechistas

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Ene 3, 2023

    WASHINGTON (AP) — Un grupo de rebeldes ultraconservadores impidió el martes que el líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, obtuviera el mazo de presidente en la primera votación de la nueva mayoría republicana, lo que llevó al proceso a múltiples votaciones, algo que la Cámara no había visto en 100 años.

    En la dramática votación televisada en el pleno de la Cámara, McCarthy de California recibió un apoyo abrumador de su conferencia republicana, con 203 votos, pero no llegó a los 218 necesarios para ganar una mayoría simple de los 434 miembros de la Cámara presentes.

    Diecinueve conservadores votaron por otros candidatos, y la mayoría respaldó a uno de los principales antagonistas de McCarthy, el expresidente del Freedom Caucus, Andy Biggs, republicano por Arizona. El representante Jim Jordan, republicano por Ohio, recibió seis votos, mientras que el representante Jim Banks, republicano por Indiana, el exrepresentante Lee Zeldin, republicano por Nueva York, y el representante Byron Donalds, republicano por Florida, recibieron uno cada uno. votar. .

    Mientras tanto, los demócratas respaldaron unánimemente al líder de la minoría, el representante Hakeem Jeffries de Nueva York. Como es costumbre en la primera votación del nuevo Congreso, los legisladores se pusieron de pie y votaron en voz alta por el orador cuando se llamó su nombre. Jeffries terminó con más votos que McCarthy: 212.

    No está claro a dónde van los republicanos a partir de aquí. Ni los aliados de McCarthy ni sus enemigos de extrema derecha están retrocediendo. Las reglas de la casa requieren que los legisladores sigan votando para presidente hasta que alguien obtenga 218 votos o una mayoría simple de los miembros con derecho a voto. Ningún otro asunto de la Cámara puede continuar hasta que se seleccione un orador, lo que significa que las votaciones en la sala, las audiencias de comités y otros asuntos del Congreso se detendrán si los republicanos no pueden escuchar acerca de un nuevo líder.

    La última vez que se llevó a cabo la votación de un orador en boletas múltiples fue en 1923, cuando el presidente Frederick Gillett, republicano de Massachusetts, fue reelegido en la novena boleta.

    La Cámara pasó a una segunda votación poco después de las 2 p. m. ET, y Jordan nominó a McCarthy como orador. Le dijo a sus compañeros republicanos que sus diferencias «palidecen en comparación» con las que hay entre republicanos y demócratas. «Será mejor que nos reunamos», dijo Jordan, y agregó: «Creo que Kevin McCarthy es la persona adecuada para liderarnos. De verdad».

    Jordan fue seguido por el representante Matt Gaetz, R-Fla. – quien nominó a Jordan para el trabajo. «Lo nomino y voto por él», dijo Gaetz.

    Es un comienzo ominoso para los republicanos de la Cámara de Representantes, que recuperaron la mayoría en noviembre, pero comienzan el nuevo Congreso amargamente dividido y sin acuerdo sobre quién debería liderar el partido.

    La votación del martes pone fin a un enfrentamiento de una semana entre McCarthy y un pequeño grupo de miembros de extrema derecha cercanos al expresidente Donald Trump que prometieron permanecer unidos para negarle el mazo presidencial. Debido a que la nueva mayoría de 222-212 del Partido Republicano es tan escasa, solo cinco legisladores republicanos pueden evitar que obtenga la mayoría de 218 votos para ganar en la primera ronda. Enviaría el proceso a múltiples votaciones, y un caos casi seguro en el piso, por primera vez en 100 años.

    Cinco conservadores, los llamados Never Kevins liderados por Biggs y Gaetz, dijeron que no votarían por McCarthy bajo ninguna circunstancia y lo instaron a abandonar para permitir que otro candidato se presente.

    En los últimos días, los republicanos han recurrido a insultos y amenazas contra sus colegas republicanos. Una aliada de McCarthy, la representante Kat Cammack, republicana de Florida, acusó a los enemigos de McCarthy de oponerse a él solo para llenar sus arcas de campaña.

    “Quién recauda dinero aferrándose al poder, mientras olvida convenientemente que Kevin McCarthy financió sus campañas, vino a sus distritos y organizó eventos para ellos”, dijo Cammack. «Y ahora están enviando correos electrónicos diciendo: ‘Oh, dame $ 5 porque me estoy resistiendo al establecimiento y drenando el pantano’. «»

    «No me importa si es la primera votación o la 97, Kevin McCarthy será el presidente de la Cámara», dijo.

    El representante Dan Crenshaw, republicano por Texas, fue menos diplomático al expresar su frustración con los oponentes de McCarthy.

    “Hay un grupo de personas que han calculado mal profundamente”, dijo Crenshaw. “Calcularon que la gente los verá como esos nobles luchadores por la libertad que luchan por una causa. No pueden decir cuál es la causa. Los vuelve bastante estúpidos. Y son bastante estúpidos.

    El ascenso a la presidencia ha sido una ambición profesional para McCarthy, de 57 años, ex miembro del personal de la Cámara y líder de la minoría de la Asamblea de California en Sacramento, quien se abrió camino metódicamente en el equipo desde el liderazgo republicano de la Cámara durante los últimos 14 años. Pero esas aspiraciones están ahora en serias dudas a medida que un grupo creciente de lanzadores de bombas duros, los «Never Kevins» encabezados por los representantes Biggs y Matt Gaetz de Florida, demuestran que harán cualquier cosa para descarrilar la oferta de McCarthy.

    «Es cierto que luchamos con confianza con el Sr. McCarthy porque sus puntos de vista, sus posiciones, cambian una y otra vez como arena debajo de ti», dijo Gaetz. dijo a los periodistas antes de la votación del martes. «Si quieres drenar el pantano, no puedes dejar el trabajo al caimán más grande».

    Durante una conferencia a puertas cerradas de 90 minutos antes de la votación del martes, McCarthy pronunció un feroz alegato de última hora, defendiendo su trabajo como líder e instando a sus colegas republicanos a respaldarlo. Mientras tanto, los aliados de McCarthy han amenazado a algunos de sus críticos con despojarlos de sus asignaciones en el comité, dijo Biggs después de la reunión. El representante Mike Rogers, republicano por Alabama, confirmó que había «prometido» a quienes planeaban votar en contra de McCarthy que perderían sus puestos en el comité.

    Al salir de la reunión, un desafiante McCarthy dijo que se estaba preparando para una larga pelea en el suelo con sus oponentes y no mostró signos de darse por vencido.

    «Siempre lucharé para poner primero al pueblo estadounidense, no a unos pocos individuos que quieren algo para sí mismos», dijo McCarthy, flanqueado por sus seguidores. «Entonces podemos tener una batalla en el campo, pero la batalla es por la conferencia y el país, y eso está bien para mí».

    El líder de la minoría, el representante Kevin McCarthy, habla con la prensa luego de una reunión con el presidente Joe Biden y otros líderes del Congreso en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca el 29 de noviembre de 2022.
    El líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, habla en la Casa Blanca el 29 de noviembre de 2022.Demetrius Freeman/The Washington Post vía Getty Images File

    McCarthy fue nominada el martes por la representante Elise Stefanik, RN.Y., quien se ganó una ovación de pie de la gran mayoría de la bancada republicana por su discurso en el que elogió a McCarthy como «una orgullosa conservadora con una ética de trabajo incansable».

    «Kevin McCarthy se ha ganado la presidencia de la Cámara del Pueblo», dijo Stefanik.

    El representante Paul Gosar, republicano por Arizona, nombró al representante Andy Biggs, republicano por Arizona, como orador como alternativa a McCarthy.

    El representante Pete Aguilar, demócrata de California, nombró al representante Hakeem Jeffries de Nueva York como orador, mientras lanzaba sombras a los republicanos en su discurso.

    «Los demócratas de la Cámara están unidos detrás de un orador», dijo Aguilar, y agregó que Jeffries «no promueve el extremismo. No se arrastra ni pone excusas para un expresidente acusado dos veces. No se inclina ni se arrodilla ante cualquiera que buscan socavar nuestra democracia”.

    “Eso no es lo que hacen los líderes”, dijo Aguilar.

    Gaetz y otros opositores de McCarthy realizaron una conferencia de prensa el martes por la mañana insistiendo en que estaban en el largo plazo. «Perdone mi determinación», dijo. «Esta ciudad necesita un cambio desesperadamente, y si somos algunos de nosotros los que tenemos que dar un paso al frente para forzarlo, estamos listos para hacerlo durante el tiempo que sea necesario».

    Como mostró la votación del martes, los problemas de McCarthy no se limitan al grupo Gaetz. En un esfuerzo por ganar el apoyo de un grupo distinto de miembros del House Freedom Caucus alineados con Trump, McCarthy acordó durante el fin de semana una serie de cambios en las reglas que debilitarían sus poderes como presidente.

    Pero nueve miembros de ese grupo, incluido el presidente de Freedom Caucus, Scott Perry, republicano por Pensilvania, calificaron sus propuestas de demasiado poco y demasiado tarde.

    En su carta de Año Nuevo, escribieron que no había cumplido con varias de sus demandas, como asegurarse de que el liderazgo no trabajara para derrotar a algunos candidatos conservadores en elecciones primarias abiertas. Los miembros también dijeron que los cambios de reglas propuestos por McCarthy restringirían aún más la capacidad de los miembros para derrocar al presidente en medio del Congreso.

    «A pesar de algunos avances», escribió el grupo Freedom Caucus, «la declaración del Sr. McCarthy llega increíblemente tarde para abordar las deficiencias persistentes antes de la apertura del 118º Congreso el 3 de enero».

    McCarthy, quien cuenta con el respaldo de Trump y derrotó cómodamente a Biggs para ganar la nominación presidencial de su partido, no se echa atrás. Ya se ha mudado a la suite del orador y sus devotos acérrimos, que se llaman a sí mismos «Only Kevins», se han comprometido a ir a la lona por él y bloquear a cualquier rival que surja.

    “No puedes vencer a alguien sin nadie. Entonces, ¿quién vencerá a McCarthy? ¿Quién obtendrá 218 votos en el pleno? Nadie más que él”, dijo a los periodistas el representante moderado Brian Fitzpatrick, republicano por Pensilvania, líder del grupo bipartidista Problem Solvers Caucus.

    Fitzpatrick dijo que votaría por McCarthy «en la primera ronda, la ronda 1000 y todo lo demás», y agregó: «Y somos muchísimo así».

    Un total de 19 republicanos votaron en contra de McCarthy en la primera ronda: el representante Biggs de Arizona, Dan Bishop de Carolina del Norte, Andrew Clyde de Georgia, Eli Crane de Arizona, Gaetz de Florida, Bob Good de Virginia, Gosar de Arizona, Ralph Norman. de Carolina del Sur, Scott Perry de Pennsylvania, Matt Rosendale de Montana, Lauren Boebert de Colorado, Michael Cloud de Texas, Anna Paulina Luna de Florida, Mary Miller de Illinois, Andrew Ogles de Tennessee, Keith Self de Texas, Josh Brecheen de Oklahoma, Andy Harris de Maryland y Chip Roy de Texas.

    El enfrentamiento podría tener implicaciones importantes para la Cámara, con votos adicionales dominando la sala. Eso podría retrasar más investigaciones republicanas de la Cámara sobre el manejo de la frontera por parte de la administración Biden, la respuesta de Covid-19 y la retirada de Estados Unidos de Afganistán.

    “La negativa de un pequeño grupo de personas a unirse en torno a las cuales votó la gran mayoría perjudica a todo el equipo y nos retrasará desde el principio”, dijo otro aliado de McCarthy, el representante Don Bacon, R. -Neb.