• Jue. May 23rd, 2024

    Miles de solicitantes de asilo abarrotan las oficinas de refugiados mexicanas por temor a un cambio de política en Estados Unidos

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Ene 6, 2023

    TAPACHULA/CIUDAD DE MÉXICO – Miles de migrantes han acudido en masa a las oficinas gubernamentales en el sur de México para buscar asilo desde que Estados Unidos dijo que mantendría las restricciones utilizadas para deportar rápidamente a cientos de miles de migrantes que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México.

    El mes pasado, la Corte Suprema de EE. UU. dijo que mantendría una medida de la era COVID-19 para acelerar las deportaciones de inmigrantes indocumentados a México hasta que tuviera tiempo de considerar los argumentos republicanos en contra de derogarla, que según el presidente de EE. UU., Joe Biden, podría extender las restricciones hasta al menos Junio.

    Mientras tanto, funcionarios de la administración de Biden dijeron a Reuters que la medida conocida como Título 42 podría pronto se aplicará a más nacionalidadesincluidos cubanos, nicaragüenses y haitianos, lo que genera temores de deportación y alienta a los migrantes a buscar asilo para salvaguardar la libertad de movimiento dentro de México, dicen analistas y funcionarios.

    El migrante cubano Germán Ortiz, que espera pedir asilo en la ciudad mexicana de Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala, quiere llegar rápido a Estados Unidos.

    “Una vez que se implemente la nueva ley, nos cerrarán la carretera”, dijo Ortiz, quien llegó a Tapachula el 31 de diciembre. «No queremos correr el riesgo, tenemos que llegar a la frontera ahora».

    México actualmente solo acepta ciertas nacionalidades deportadas de los Estados Unidos, pero se espera que pronto reciba a más bajo el Título 42 a medida que Washington procesa un récord de 2.2 millones de arrestos de inmigrantes en la frontera suroeste de los Estados Unidos en 2022.

    El Título 42 se implementó originalmente para frenar la propagación de COVID, pero desde entonces, los funcionarios de salud de EE. UU. han dicho que ya no es necesario por razones de salud pública. Los defensores de los inmigrantes dicen que la política es inhumana y pone a los inmigrantes vulnerables en grave riesgo, como secuestro o asalto, en las ciudades fronterizas mexicanas.

    Andrés Ramírez, jefe de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), estimó que hasta 5,000 migrantes se presentaron en las oficinas de COMAR en Tapachula el 2 y 3 de enero, entre los grupos más grandes que la agencia haya visto en tan poco tiempo. Muchos inmigrantes incluían haitianos y nicaragüenses.

    Ramírez dijo que muchos migrantes solicitan asilo para obtener los documentos que consideran necesarios para cruzar a México y luego poder viajar a la frontera entre Estados Unidos y México. México ha tratado de contener el movimiento masivo de migrantes hacia la frontera de Estados Unidos al desmantelar las caravanas y establecer puntos de control en todo el país.

    Ramírez pensó que la mayor parte de los recién llegados podrían ser inmigrantes de Cuba, Nicaragua y Haití que buscan llegar a Estados Unidos antes de que cambien las reglas.

    «Están tratando de huir», dijo.

    «Danos una oportunidad»

    La policía de Tapachula y la Guardia Nacional levantaron cercas alrededor de las oficinas de COMAR para bloquear grandes multitudes de migrantes, según muestran imágenes de Reuters.

    “Estoy durmiendo aquí desde el 1 de enero, esperando que me ayuden, que me den cobijo”, dijo Mauricio Hilario, un migrante salvadoreño de 27 años que acampa frente al edificio de la COMAR con decenas de personas más. , incluidos los niños pequeños.

    Cerca de 400.000 migrantes fueron detenidos en México hasta noviembre, el doble que en 2019, según datos oficiales.

    Se espera que la migración ocupe un lugar destacado en la agenda cuando el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se reúna con sus homólogos de México y Canadá para una cumbre de líderes la próxima semana en la Ciudad de México.

    Lorena Mena, directora de Continente Móvil, un grupo de expertos especializado en temas migratorios, dijo que cualquier expansión del Título 42 probablemente aumentaría la migración riesgosa, ya que los traficantes alentarán a los migrantes deportados a seguir cruzando la frontera, ya que no fueron expulsados ​​oficialmente.

    “El hecho de que las personas crucen las fronteras no les quita el derecho, entre ellos, a buscar asilo”, agregó, y dijo que muchos intentarán nuevamente.

    Algunos migrantes, como Raquel, una venezolana de 44 años que vendió huevos cocidos con sal para pagar una pequeña habitación compartida en Tapachula, expresaron la esperanza de que en la cumbre se pueda encontrar un plan que facilite el acceso a los Estados Unidos. .

    «Me gustaría que ambos países nos ayuden y nos den la oportunidad de entrar… legalmente sin tener que arriesgarnos a cruzar México o rendirnos», dijo.