• Jue. May 23rd, 2024

    El ‘Gran Hermano’ que vigilará las fugas de metano de la industria petrolera ya está en órbita alrededor de la Tierra | Clima y medio ambiente

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Mar 7, 2024

    La lucha contra el metano –responsable de alrededor del 25% del calentamiento global registrado en el planeta desde la era preindustrial– ha estado en el centro de la agenda climática internacional en los últimos años. Y desde esta semana cuenta con un aliado que será decisivo: MtaneSat, el primer satélite puesto en órbita sin finalidad comercial diseñado específicamente para detectar fugas de metano. El proyecto fue desarrollado por la ONG estadounidense Environmental Defense Fund (EDF), que logró hace seis años establecer una alianza entre activistas y científicos para ponerlo en marcha. Fue necesaria una inversión de alrededor de 88 millones de dólares, que EDF recaudó del gobierno de Nueva Zelanda y de varias fundaciones, como el Bezos Earth Fund. El satélite fue lanzado el lunes por la noche y se espera que esté operativo este verano.

    “Cuando pensamos en el cambio climático, nuestra mente recurre al dióxido de carbono”, dice el científico Daniel Zavala. “Pero hay otros gases, como el metano, que, en las primeras décadas después de su liberación, tienen un efecto de calentamiento mucho más potente. Queremos hacer visible este problema invisible”, subraya Zavala, que dirige el equipo científico del metano de EDF.

    El hecho de que este gas sea invisible para el ojo humano contribuye a que importantes fugas (intencionadas o accidentales) relacionadas con la extracción de petróleo, gas y carbón pasen desapercibidas y queden impunes. Contra esto quiere luchar el proyecto MtaneSat, que “permitirá mapear el 80% de la producción mundial de petróleo y gas”, explica Zavala. Los datos de las 25 regiones planetarias donde se ubican los principales yacimientos que serán monitoreados diariamente se ofrecerán de forma abierta, todos podrán consultarlos. Pero, además, este proyecto también contribuirá a alimentar la red de alerta en caso de fugas importantes nacida bajo los auspicios del programa de protección medioambiental de Naciones Unidas.

    El Observatorio Internacional de Emisiones de Metano (IMEO) se creó en 2021 y actualmente cuenta con un amplio sistema de alerta de fugas que también utiliza datos de los satélites de las agencias del espacio público, pero que no fue diseñado específicamente para controlar este gas como es el caso de MetherSat. . «Es muy emocionante que una ONG lance, por primera vez en el mundo, un satélite diseñado para monitorear el metano en el sector del petróleo y el gas», afirma Manfredi Caltagirone, director de IMEO, quien destaca la contribución clave que este proyecto supondrá. traer. al observatorio que lo anima y a la red de alerta. Caltagirone añade: “La transparencia cambia las reglas del juego en esta batalla por controlar las emisiones de metano. »


    Lanzamiento del lunes del Transporter-10 de SpaceX en el que viajaba el satélite MetherSat. /EspacioX

    El físico Luis Guanter, que lidera un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) especializados en identificar grandes fugas de metano y que también colabora con EDF, explica que actualmente existen otros satélites capaces de detectar rastros de megafugas. Pero no existe ninguna organización sin ánimo de lucro diseñada específicamente para este gas que también ofrezca los datos de forma abierta. Además, otra característica que lo hace único es que es capaz de detectar tanto “fugas puntuales como difusas”.

    La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscribir.

    Suscribir

    Las fugas específicas son grandes fugas que normalmente ocurren en el desarrollo de petróleo y gas y dejan un rastro en forma de columna que puede ser detectada por satélites. Las emisiones difusas son numerosas, pero de menor tamaño, como las que generan los arrozales, los vertederos y las explotaciones ganaderas, explica Guanter. El nuevo satélite puede escanear redes de 40.000 kilómetros cuadrados en busca de estas fugas difusas.

    Áreas productoras de petróleo y gas que MtaneSat monitoreará. MetanoSAT

    Aunque el principal objetivo de MthaneSat es el seguimiento de las infraestructuras de petróleo y gas, también tendrá un componente dedicado al seguimiento de las emisiones generadas por la agricultura, la ganadería y la producción de arroz. Esta área de investigación estará liderada por un grupo de científicos neozelandeses, que destacan que se trata del “primer satélite” capaz de “cuantificar las emisiones agrícolas difusas, gracias a su alta precisión y resolución espacial”. Un estudio de la Agencia Internacional de Energía (AIE) estimó hace unos años que el 40% de las emisiones globales de metano procedían de fuentes naturales, principalmente humedales. El 60% restante está vinculado a actividades humanas: casi el 25% corresponde a la agricultura y la ganadería, otro 21% se debe a los combustibles fósiles y casi el 12% a los residuos.

    Sin embargo, no se conocen con exactitud los transmisores. En el sector energético, por ejemplo, Zavala explica que sabemos que “cada año se emiten alrededor de 100 millones de toneladas de metano”. “Pero no sabemos claramente quién es el responsable”, añade este experto. Gracias a este nuevo satélite será posible rastrear la huella de metano, por ejemplo, de los combustibles importados por la Unión Europea, una trazabilidad que las instituciones comunitarias desean conocer para tomar medidas. “Cuando sabes dónde se producen las emisiones, sabes dónde actuar”, afirma Zavala.

    Caltagirone destaca que una de las claves para luchar contra el cambio climático son los datos. “Tiene que haber información directa, creíble y transparente para que las empresas, los gobiernos, las ONG, los medios de comunicación puedan actuar…”, añade el director del IMEO.

    Uno de los proyectos más importantes que se están llevando a cabo en este observatorio es la extensa red de alerta de fugas, que se beneficiará del nuevo satélite. Itziar Irakulis-Loitxate, chercheur également à l’UPV et l’un des collaborateurs de ce réseau d’alerte, explique qu’il s’agit du « premier système au monde capable de détecter de grandes émissions et d’alerter les gouvernements et las empresas «. Por ahora se centra en la explotación de petróleo y gas, pero pronto se integrarán también los yacimientos de carbón, que también son una importante fuente de fugas. Desde enero de 2023, han notificado 187 emisiones a gobiernos y empresas.

    puedes seguir Clima y medio ambiente dentro Facebook Y Xo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal

    Suscríbete para seguir leyendo

    Leer sin límites

    _