• Dom. Jul 21st, 2024

    Trama de compra de votos en Melilla manipuló contratos públicos para “corromper” dos elecciones | España

    Azanías Pelayo

    PorAzanías Pelayo

    Mar 6, 2024

    La presidenta del Juzgado de Instrucción 2 de Melilla, María del Carmen Perles, que investiga la presunta trama de compra de votos para las elecciones del 28 de mayo en la ciudad autónoma, ordenó este martes la detención de Mustafa Aberchán, líder de la Coalición por Melilla ( CpM) y otros seis destacados dirigentes de su partido, entre ellos Dunia Almansouri, como presuntos miembros de una “organización criminal” que supuestamente “planeaba” malversar fondos mediante la manipulación de contratos públicos para “corromper” los resultados de las elecciones regionales de 2019 y 2023. , según fuentes cercanas al asunto a EL PAÍS. El juez concluyó que el partido político pretendía así «llegar al gobierno» -lo logró durante la anterior legislatura al incorporarse al tripartito liderado por el candidato Ciudadanos y en el que también estaba presente el PSOE- y «permanecer» en Lo mismo después del 28-M gracias a la compra de votos en ambas elecciones. La jueza, que el martes por la tarde ordenó el encarcelamiento de todos los detenidos menos uno, subraya que hubo «un reparto de funciones entre las personas implicadas» en lo que ella llama una «red criminal».

    La investigación reveló que los ministerios que estaban en manos del CpM malversaron el dinero mediante la adjudicación supuestamente irregular de contratos menores así como diversas subvenciones con el fin último de financiar la conspiración y beneficiar a sus presuntos cabecillas. La investigación revela un presunto fraude con recompensas por valor de 6 millones de euros. Aberchán, que acudió a la comisaría de Santander al saber que era buscado por la policía, ya ha sido condenado por el Tribunal Supremo a dos años de prisión y dos años y medio de inhabilitación por liderar otra operación de compra de votos por correo en las elecciones al Senado de 2008. Esta sentencia, que le impedía presentarse a las elecciones del 28 de marzo, fue extinguida el pasado agosto. Aberchán ejerció como presidente de la ciudad autónoma de Melilla durante un breve período entre 1999 y 2000.

    La denominada Operación Santiago-Rusadir tuvo su primera fase el 23 de mayo del año pasado, apenas cinco días antes de las elecciones autonómicas. Luego, la Policía Nacional detuvo a una decena de personas, entre ellas Mohamed Ahmed Al Lal, alias Himmi, en su momento consejero interino de Distritos, Juventud y Participación Ciudadana de este Gobierno y número tres de la lista electoral del CpM para el 28-M. También fueron detenidos Abdelilah N., yerno de Aberchán, y su hermano. Todos fueron imputados por delitos electorales y pertenencia a grupo criminal tras descubrirse una supuesta trama de compra de votos cuyos integrantes recorrían los barrios modestos de la ciudad autónoma en busca de personas dispuestas a vender sus votos a cambio de sumas que oscilaban entre los 100 y los 150 euros. . Durante esta operación se llevaron a cabo diez registros, durante los cuales se encontraron dinero y papeletas de voto, algunas de las cuales se cree que habían sido robadas a los carteros en semanas anteriores. Entre las casas y locales en los que entró la policía se encontraba el que el CpM utilizaba como «centro de datos» y que servía como sede del equipo de campaña del partido.

    El líder de Coalición por Melilla, Mustafa Aberchán, durante una rueda de prensa el 25 de mayo de 2023.Antonio Ruíz

    Fuentes cercanas a la investigación destacan que esta primera fase de la operación permitió evitar un fraude electoral que habría permitido al CpM mejorar los resultados de 2019, donde obtuvo 10.472 votos y se convirtió en la segunda fuerza más votada tras el PP. lo que le permitió ingresar al gobierno. De las 11.727 solicitudes de voto por correo tramitadas en la ciudad autónoma el 28 de marzo, finalmente solo se enviaron 5.814. Los cerca de 6.000 votos restantes no se emitieron después de que el Consejo Electoral Zonal de Melilla (JEZ) y el Consejo Electoral Central (JEC) decidieran exigir a todos los melillenses que acudieran a una oficina de correos para entregar su papeleta personalmente y con el DNI tras detectar señales. de compra masiva de votos. En estas elecciones, el CpM cayó a 5.557 votos y ganó cinco de los 25 concejales, tres menos que en las elecciones de 2019. Pasó a la oposición y perdió los concejos.

    Tras estas primeras detenciones, la investigación se centró en los contratos públicos de los ministerios que, durante el período 2019-2023, estuvieron en manos del CpM. Más concretamente, las carteras de Hacienda, Empleo y Comercio; el de Infraestructuras, Urbanismo y Deporte; el de Barrios, Juventud y Participación Ciudadana, y el de Medio Ambiente y Sostenibilidad. Las sospechas recae sobre las adjudicaciones que se dividieron en contratos más pequeños para evitar licitaciones públicas y así tener vía libre para adjudicarlos, evitando su control. De hecho, pocos días después, el magistrado reclamó al poder ejecutivo de Melilla los expedientes de los contratos públicos adjudicados por este a al menos seis empresas, todas ellas pequeñas constructoras locales, algunas con un solo empleado.

    Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para asegurarte de no perderte nada, suscríbete.

    Suscribir

    Algunos de ellos habían recibido recompensas de los departamentos controlados por el partido Aberchán para realizar pequeñas obras que, en muchos casos, no superaban los 10.000 euros: desde la reparación de bancos instalados en la calle hasta la elevación de pequeños muros en determinadas zonas. Junto a estas empresas, el juez ordenó entonces al Gobierno de Melilla suspender los pagos previstos a estas empresas por parte del propio Ejecutivo, de empresas municipales o de empresas públicas que dependan de él. También se le ordenó evitar transferir fondos públicos a 15 personas, entre ellas al menos cinco vinculadas a estas empresas, según fuentes cercanas a la investigación.

    El análisis de esta documentación reveló que parte de los fondos supuestamente recibidos por la conspiración para estas asignaciones irregulares se utilizó para comprar votos, aunque fuentes cercanas a la investigación precisan que en realidad esta cantidad era «pequeña». La investigación intenta esclarecer para qué se utilizó el resto, aunque todo indica que otra parte fue utilizada para pagar a individuos que actuaban como matones de terceros a quienes los integrantes de la trama querían amedrentar por distintos motivos. Las investigaciones también buscan pistas sobre si hubo enriquecimiento personal por parte de alguna de las personas clave implicadas. La causa investiga delitos de pertenencia a organización criminal, fraude en la contratación pública, prevaricación administrativa, tráfico de influencias, falsificación de documentos y malversación de caudales públicos.

    En mayo del año pasado, cuando se produjeron estas primeras detenciones, el fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, en el decreto por el que encomendaba la investigación a la Fiscalía Anticorrupción, ya había señalado esta dirección. García Ortíz indicó en este documento que las personas entonces detenidas “formarían una estructura organizada, con planificación previa y concertada” de “personas vinculadas” o “vinculadas” al partido Coalición por Melilla y que “también se financiaría la compra de votos «. con parte de los fondos obtenidos por empresas y particulares vinculados al indicado partido político a través de licitaciones públicas, convenios, contratos y subvenciones que se habrían adjudicado durante la última legislatura de la ciudad autónoma.

    El origen de la operación que destapó la trama fue una casualidad: el presunto amaño de partidos de un modesto equipo de fútbol de la ciudad que era objeto de una investigación por parte de la Policía Nacional. Durante estas investigaciones sobre fraude en apuestas deportivas que tuvo como epicentro el CD Huracán Melilla, equipo de la Tercera RFEF, los agentes interceptaron por orden judicial una conversación telefónica del expresidente de este equipo. , Felipe Heredia Núñez, en el que supuestamente se jactaba de haber obtenido más de 500 votos para el CpM. En abril del año pasado, este club recibió una subvención para financiar sus viajes a la Península para disputar partidos oficiales cuando, paradójicamente, la temporada prácticamente había terminado. Heredia estuvo entre los arrestados en mayo por cargos de fraude electoral.

    Suscríbete para seguir leyendo

    Leer sin límites

    _